20-F Día Mundial de la Justicia Social

Este 20 de Febrero se conmemora el Día Mundial de la Justicia Social para apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

La ONU aprobó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y los dirigentes mundiales se comprometieron a crear un mundo más equitativo y justo en base a 8 objetivos.

 Objetivos Milenio ONU

La conmemoración de éste día nos devuelve al campo de las buenas intenciones de unos dirigentes mundiales, posiblemente, más preocupados en la consecución de otros objetivos menos relacionados con la Justicia Social y que difícilmente conseguiremos en la fecha marcada para el 2015. 

 8ObjetivosONU

Ni la celebración oficial del Día Mundial de la Justicia Social, ni la bonita infografía o cartel sobre los 8 ODM, nos debería despistar pensando que la Responsabilidad Social de Nuestros Dirigentes o la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) van a erradicar la pobreza extrema y el hambre; van a lograr que la enseñanza primaria tenga carácter universal; van a apoyar el empoderamiento de la mujer; van a reducir la mortalidad de los menores; van a mejorar la salud materna;…. Es la Responsabilidad Social Personal (RSP) la que debería exigir que las buenas intenciones, las buenas palabras y bonitas imágenes dejasen paso a aquel magnífico refrán español “Obras son amores, y no buenas razones”.

Es ésta RSP la que debería convencernos de que la revolución empieza en un mismo, en su círculo cercano, en su casa,.. amar actuando ,haciendo. Modificando el entorno más cercano y el más factible y, después, exigiendo a nuestros delegados (no dirigentes) que cumplan adecuadamente con la responsabilidad que les encargamos.

Por no terminar de desesperarnos, actuemos, seamos solidarios con nuestro entorno, tratemos de ayudar en el empoderamiento de nuestras madres, hermanas, hijas, compañeras, esposas…y tengamos claro que todo lo que hagamos, por más pequeño que lo consideremos, tiene su repercusión global. Algunos de los que leeréis este post, lo sabéis. Sabéis que unas horas, de un día, dedicadas a aportar ideas o conocimientos a otros o a hacer más llevadera la enfermedad o las situaciones difíciles de nuestros semejantes, los hace mejores y eso tiene un efecto multiplicador comprensible, también en el entorno de cada uno de ellos.

Así pues, conmemoremos éste 20 de Febrero pensando en qué podemos hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible