Cómo ser coordinador y no morir en el intento

Cuando acometemos un proyecto es normal que nos entre el miedo al fracaso pero, como decía Charles Dickens: “Nunca sabrás de lo que eres capaz hasta que lo intentes”.

 Nuca_sabrás_si_no_lo_intentas

Tuve la oportunidad y gran satisfacción de coordinar al Grupo Educativo que impartió a través de Campus Solidario el curso “Creación de Blogs y uso de Redes Sociales para personas con discapacidades físicas”, que finalizamos hace ya un mes. Inicialmente pensado para veinte voluntarios, nos encontramos con que únicamente éramos ocho en el grupo y, para colmo, justo antes del inicio de las formaciones, por motivos personales otros dos voluntarios tuvieron que dejarnos, muy a su pesar.

Con tan pocos integrantes y todo un curso que sacar de la nada es fácil desmoralizarse, pero si algo he aprendido de esta experiencia es que el compañerismo, la gran capacidad de trabajo, y la infinita voluntad de ayudar a los demás están siempre presentes entre los voluntarios, y que gracias a ello podrá sacarse adelante cualquier proyecto.

Desde luego, ser coordinador no significa poder quedarse cruzado de brazos mientras los demás hacen todo el trabajo, ni mucho menos, pero aunque en un principio pudiera ser fácil verse abrumado por tamaña responsabilidad, debemos recordar que en el grupo hay más personas, y que todos están dispuestos a hacer lo imposible porque el programa de voluntariado salga adelante. Precisamente, compartir con los demás la responsabilidad del proyecto y ayudarles a sacar lo mejor de sí mismos es lo que garantizará que todo funcione de la mejor manera posible; así, cada cual tendrá la oportunidad de aportar su granito de arena y además se aumentará su sentido de pertenencia al grupo. Afortunadamente no todos somos iguales, y es esa diversidad la que garantizará el éxito de la empresa que vamos a acometer; tan sólo hay que reconocer las cualidades de cada uno y, por supuesto, aquellas competencias en las que destacan para distribuir el trabajo a realizar. Después sólo tendremos que dejar que todo siga su curso y, casi sin darnos cuenta, el voluntariado habrá terminado y ya estaremos echándolo de menos.

Si aún parece una empresa difícil, tan sólo hay que esperar a la primera reunión para verlo mucho más claro. Debemos recordar que, al ser voluntarios, tenemos algo en común, y que más allá del egoísmo y de los intereses personales está el deseo de compartir y darlo todo por los demás, por lo que pronto surgirá esa conexión especial en el grupo que le ayudará a trabajar de forma fluida y armonizada. Por tanto, ya sólo nos quedará tener claro el esquema de trabajo, consensuarlo con el equipo y repartir las tareas en función de los intereses y capacidades de cada cual, facilitándoles toda la ayuda posible para poder llevarlo a cabo.

Y, si te sigue pareciendo difícil, es que aún no lo has intentado…

No quisiera desaprovechar esta oportunidad para ofrecer de nuevo a Mª José Peñalver, Manuel Barea, Patricia Burgos, Lázara Pomares y Gustavo Sebastián mi enhorabuena por su buen hacer y mi más profundo agradecimiento; sin su inestimable altruismo, trabajo y dedicación no hubiera sido posible llevar a cabo con éxito la impartición del curso en el que colaboramos. También agradezco a Darío Verdasco y Adelia Bertomeu el tiempo que pudieron dedicarnos, y a Alba Sueiro, de Campus Solidario, el estar siempre ahí y echarnos una mano en todo lo que necesitábamos.

Por supuesto, agradezco también a los asistentes al curso su infinita paciencia, atención y participación, y a Manuel García, de COCEMFE, su colaboración, organización y participación en las formaciones.

Por último, agradezco a Campus Solidario la oportunidad que me brindó de conocerlos a todos y de participar en el Programa de Voluntariado; he aprendido y disfrutado mucho, y aunque éste no sea mi último voluntariado, siempre lo tendré presente.

7 Comentarios en “Cómo ser coordinador y no morir en el intento
  1. Alba Sueiro Fraga dice:

    José, has sido un coordinador increíble. Gracias a ti por ser inasequible al desaliento y por ser, sencillamente, tan buena gente.

  2. Alba Sueiro Fraga dice:

    Luis, has sido un coordinador increíble. Gracias a ti por ser inasequible al desaliento y por ser, sencillamente, tan buena gente.

  3. Gustavo Partida dice:

    Querido compañero Luis:

    Fue un enorme placer poder compartir esta experiencia contigo. Admiro mucho a la gente como tú, tan responsable, profesional, buena gente y un larguísimo etc.
    Es verdad que en algunos momentos se podía intuir que éramos pocos para sacar adelante este proyecto, pero al final lo hemos conseguido gracias a la profesionalidad que transmitías y al entusiasmo que contagiabas en todo momento.

    ¡Un fuerte abrazo y ruego que esto se vuelva a repetir!

    Gustavo.

  4. Patricia dice:

    Hola Luis,

    Me ha encantado poder leer estas bonitas líneas. Quiero destacar que en este seminario me he sentido muy a gusto y que tu labor como coordinador ha sido excepcional. Siempre has estado atento a cualquier problema que pudiera surgir, resolviendo las cosas de una manera admirable.

    Espero poder volvernos a encontrarnos en otros futuros seminarios y que sigamos todos los voluntarios colaborando con la misma ilusión y pasión que he visto a lo largo de mi paso por Campus Solidario.

    También quiero dar las gracias a Alba Sueiro por su atención y labor en Campus Solidario.

    Muchas gracias por todo equipo, sois magníficos!!!

    Patri

  5. Mª José dice:

    Hola Luís, ha sido un placer formar parte de tu equipo de voluntarios. Era la primera vez que daba un curso como voluntaria y, desde el principio, me he sentido muy arropada. Mucho has tenido que ver, por tu gran profesionalidad y, sobre todo, por ser una gran persona. En momentos difíciles, pocos minutos antes de conectar para dar el curso, has sabido darnos templanza, ánimos y modificar la estructura del curso sin apenas darnos cuentas. Gracias por que me has enseñado mucho, a nivel profesional y personal que, sin dudar, voy a poner en práctica.
    Gracias a Alba por su labor, que me hacía sentir formar parte de un gran equipo de personas.
    ¡¡¡Gracias y espero volvernos a ver en próximos cursos!!!
    Mª José

  6. Alba Sueiro Fraga dice:

    Gracias por las palabras de cariño. Pero de verdad que el mérito es de los voluntarios que hacéis posibles las clases.

  7. Luis Alberto Amador Oliva dice:

    Muchas gracias por vuestras emotivas palabras.

    Sin vuestro ánimo, interés y profesionalidad no habría sido posible sacar el proyecto adelante con éxito. Ha sido un verdadero placer trabajar con vosotros, y espero que volvamos a coincidir más adelante.

    Un fuerte abrazo,
    Luis

Responder a Luis Alberto Amador Oliva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible