Efecto Mariposa

mariposa_sHace un par de veranos, la Coordinadora de ONGs de mi ciudad (Logroño), propuso realizar una actividad conjunta entre diferentes ONGs y Asociaciones de la ciudad, cuyo título era “Efecto Mariposa“.

Pertenezco como voluntaria a un grupo de Cooperación Internacional de Cruz Roja, y tras realizarnos esta propuesta, no dudamos ni un segundo en participar. El objetivo de dicha actividad no era otro que “Sensibilizar a la población en general” de las diferentes realidades en diversos ámbitos que se viven en el día a día, y de las actividades que se realizan en la propia ciudad para afrontar dichas situaciones, abriendo la oportunidad, por supuesto, de que aquellas personas que pasaran allí, ampliaran información, que muchas veces es lo que falta, y tras ello, si así lo deseaban, pudieran actuar,  por ejemplo, haciéndose voluntarios.  Os voy a relatar cómo lo viví.

Tuvimos una reunión informativa de cómo iba a ser la actividad, un domingo, en horario de 9-14 y de 16-20 horas, en una plaza céntrica de la ciudad. Las diferentes ONGs y Asociaciones tendríamos que montar diferentes stands informativos sobre las actividades que se llevan a cabo desde cada una y la población destinataria. Me pareció una buena idea, pues muchas veces damos por hecho que la población conoce las funciones de cada una, pero en realidad muchas veces no se conoce, e incluso personas cercanas a mí, a veces me preguntan sobre dónde pueden acudir en tal caso u otro…por tanto la idea me pareció bastante acertada y cuyo fin era positivo e iba a favorecer algo que no se puede negar a nadie, que es dar información.

Los stands tenían que estar colocados siguiendo un orden que las personas que fueran a verlo, tenían que seguir, y que tras pasar por todos ellos, al llegar a la “meta” recibirían un obsequio. Una especie de circuito.

A parte de los paneles y folletos informativos, cada grupo decidimos realizar actividades más dinámicas, teniendo en cuenta el amplio perfil con el que nos podíamos encontrar, adultos y menores. En nuestro grupo concretamente, preparamos juegos para niños y juegos para adultos, así como vídeos, de modo que fuera algo dinámico y entretenido y que todo el público pudiera captar la idea.

Desde dos semanas antes de la actividad, comenzamos a colgar carteles y pegar pegatinas por toda la ciudad, donde tan sólo aparecía la imagen de una mariposa, y la frase “Efecto Mariposa” La idea no era otra que “mosquear” y crear esa “intríngulis” de no saber qué iba a suceder en esa plaza ese día.

Os puedo asegurar que la asistencia fue absolutamente triunfal, estuvo la plaza abarrotada de gente todo el día. A mí concretamente me tocó estar en el “Pintacaras”, donde recuerdo que recibí al primer niño a las 10 de la mañana y hasta las 20 horas de la tarde no dejé las pinturas ni un segundo (la hora de comer). No sé las cientos de mariposas y de flores que pude pintar ese día, y los momentos tan especiales que viví tanto con esos niñ@s como sus padres, madres, herman@s explicando la labor que realizamos y fue maravilloso sentir ese “feedback” con cada una de las personas que pasó por allí ese domingo de verano.

Lo mejor de todo, es que posteriormente a aquella actividad, tanto en nuestra ONG como en otras asociaciones hubo gente que se acercó para hacerse voluntaria o para informarse sobre diferentes proyectos que se desarrollan en otros lugares, comentándonos que nos había conocido en el “efecto mariposa”.

Aunque fue un día puntual (con su preparación antes y su desmontaje después), creo que son actos que tod@s podemos llevar a cabo en nuestro día a día y que su “efecto” puede ser impresionante, y si no lo es, al menos sabemos que hemos dado una información real de lo que está pasando y de diferentes modos de afrontarlo.

Ah por cierto, no me olvidaré tampoco, de las agujetas que tuve durante una semana, ya que sin darme cuenta, estuve todas las horas de pie, agachándome para pintar las caras, jeje…

De verdad, bonita experiencia, que por cierto, este pasado verano se repitió.

 

Miriam BermejoMiriam Ebahel Bermejo Sáinz, Licenciada en Ciencias del Trabajo con especialidad RRHH y Psicología Social, Diplomada en Trabajo Social con experiencia en varios ámbitos y por más de diez años. Especialista en Mediación de Conflictos y Planificación y gestión de proyectos de Cooperación al Desarrollo. Máster en Formación de Profesorado de Educación Secundaria por la UNIR.

 

9 Comentarios en “Efecto Mariposa
  1. José Fernando Calderero dice:

    ¡Qué buena iniciativa! Os deseo mucho éxito ya que el fin lo merece.
    Un saludo muy cordial.

  2. Pablo Soto dice:

    Que buena actividad, digna de tomar como ejemplo para realizarla en diversas ciudades de distintos paises.
    Mucho éxito para todo lo que se propongan.
    Saludos desde Chile!

  3. Miriam Ebahel dice:

    Muchas gracias Pablo, sería buena iniciativa para que la pusieran en práctica allá en su ciudad. De hecho aquel día en el montacargas me ayudaron unas chicas chilenas que disfrutaron a su vez mucho con la actividad. Un saludo.

  4. Juan Moisés dice:

    Gracias por el testimonio de vida. Yo creo que para que se de el Efecto Mariposa primeramente alguien (la mariposa, en éste caso tú) tiene que batir las alas para provocar sus efectos. Así que también tú tienes mérito por ello.

    • Miriam Ebahel Bermejo Sáinz dice:

      Buenos días Juan Moisés, gracias por tu comentario, y por tu “acertado” comentario, pues la idea del “Efecto Mariposa” es precisamente ese, si una mariposa batiera sus alas a la vez en cada parte del planeta, ¿te imaginas su efecto?…Un saludo.

  5. Pablo Orduna dice:

    Lo mejor que fuera tan interactivo

    • Miriam Ebahel Bermejo Sáinz dice:

      La verdad esque es una forma de interrelación bastante buena, y que permite un canal de información entretenido, relajado, y es cierto que cuando probamos o hacemos una actividad (un juego por ejemplo) se clarifica mucho más lo que se quiere trasmitir. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible