Enséñame algo que no pueda encontrar en Google

La respuesta de un universitario ante la pregunta de su profesor sobre qué esperaba del curso que iniciaba: “Enséñame algo que no pueda encontrar en Google”. Así lo cuenta Álvaro González-Alorda en el  TEDx Unav.

El alumno inquieto de saber no pide solo contenidos, ni el bagaje de la experiencia, sino que busca un profesor ‘inspirador’, en palabras de González Alorda,  “un maestro que te cambia la vida”.

Yo sí he tenido un profesor así. Mi gran maestro en mi formación universitaria me enseñó que a lo largo de la vida siempre somos aprendices. Y es cierto. Yo sigo aprendiendo y este es el lema de mi cuenta de twitter.

Un buen educador enseña lo que el alumno no puede encontrar en Google. Esto es válido para los que tienen acceso a un ordenador y también vale para los que se dedican a enseñar a niños o adultos que no tienen acceso a internet.

 fallo-de-google

Con o sin motivo me vienen a la memoria escenas africanas con ‘niños de la calle’ mendigando. En Tetuán (Marruecos) te tiran de la ropa delicada e insistentemente, mientras que en Dakar (Senegal) los niños talibés mendigan con una lata de tomate vacía. En esos casos te preguntas: ¿por qué ellos no tienen las mismas oportunidades que otros niños? No tienen culpa de haber nacido en un continente que está a solo dos horas de lo que denominamos primer mundo.

En ese viaje también vi un anacronismo. En un poblado sin luz eléctrica, a unos 60 kilómetros de Dakar, cuyos habitantes luchaban por sacar agua de un pozo, los niños aprendían a escribir  en unas aulas sencillas y limpias cuando sonó el móvil de uno de los extranjeros de mi grupo y mantuvo una larga conversación sin recato. Anacrónico.

Ahora, desde la atalaya de la cuna del saber descubro que se podrían conseguir los objetivos de la Campaña Mundial de la Educación, incluso yendo a contrarreloj, porque 2015 está a la vuelta de la esquina, si realmente valoramos la educación y arrimamos el hombro.

Dory Merino
Coordinadora del Grado en Comunicación en UNIR

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible