Ayudando a una persona mayor para caminar (puesto que tuvo un derrame cerebral y le cuesta moverse), en este mes de octubre de 2103 en su casa en Vigo, manifestó un agradecimiento reconfortante: "Ti vales moito", en gallego (tu vales mucho), y también "perdona las molestias". Los primeros días le ayudaba con las dos manos tirando de él, después con el andador, a continuación con el bastón y sujeción del brazo. Ahora está en una fase en la que quiere moverse sólo: "deixa, xa o fago eu" (deja, ya lo hago yo)...¡Y tiene 95 años!. Ha comenzado una nueva etapa en su vida, aunque sea breve.