Homenaje a los Docentes

 monumento maestro

Monumento al maestro, Palencia.

Ya lo decía Aristóteles mucho tiempo atrás: “Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”. Muy en serio se han tomado los docentes esta frase a lo largo de los años. Ellos ponen mucho esmero en aportar nuevos conocimientos cada día a sus alumnos y ayudan a que cada uno de ellos aprenda, sobre todo, a pensar. Siempre inculcando unos principios y valores desde los primeros pasos en el proceso de educación que seguramente perdurarán para toda la vida.

Es por ello que en reconocimiento a la invalorable contribución que aporta la docencia al desarrollo personal de los individuos y a la sociedad en su conjunto, la UNESCO declaró el 5 de octubre como  Día Mundial de los Docentes. A su vez, esta conmemoración también sirve para poner en evidencia las necesidades que dicho sector pueda estar sufriendo en un momento determinado. Es una día adecuado para examinar no solo que la enseñanza se desarrolle en óptimas condiciones, sino también para valorar los progresos llevados a cabo por los docentes de cada país en este contexto tan globalizado en el que vivimos.

Es compartida por una cantidad millonaria de personas la afirmación de que los docentes son la columna vertebral del sistema educativo de cualquier país, o sea, que sin temor a equivocarnos podemos afirmar que los docentes son el recurso más importante de una sociedad si se pretende que una enseñanza de calidad se haga realidad. En este sentido, todos conocemos las varias crisis -incluida la económica- que azotan a nuestra sociedad, donde no es ilícito pensar que en realidad tal vez no nos encontremos ante un déficit financiero, sino más bien, ante un déficit de decencia por parte de algunos de los que nos dirigen, que ni siquiera destinan  los recursos suficientes al sector docente, que tiene la función decisiva de construir el porvenir. Tal situación no evita que se sigan buscando mecanismos de protección de la profesión docente para  garantizar una educación eficaz como todos merecemos.

Quisiera por otro lado destacar que con mi participación en este proyecto del  Campus Solidario he aprendido que la docencia es mucho más que una profesión: es un estilo de vida. Puedo dar fe de la existencia de maestros rurales de otros países que ejercen sus funciones en escuelas que no tienen luz ni agua potable. Además, en ocasiones, ellos mismos son los que les preparan la comida a sus alumnos ya que no cuentan con la ayuda de ningún otro tipo de personal. Es por todo ello, y muchas otras cosas más, por lo que considero que los docentes merecen todo mi respeto y agradecimiento por el mero hecho de seguir trabajando por todos esos alumnos que han aceptado con alegría la labor de estudiar. Asimismo, agradezco profundamente a la  UNIR que, a través del Campus Solidario, me ha permitido aportar mi granito de arena como profesor voluntario en el área jurídico-social que es el que me apasiona, y como contraprestación he recibido la retribución más valiosa que he podido esperar: las ganas de aprender de los alumnos junto a su cariño y humildad. Estas son las razones que me permiten seguir afirmando lo que siempre digo, y es que los docentes a los que tanto admiro no miden su éxito en dinero, sino en la manera de cómo influyen en la vida de los demás y en la felicidad que proporcionan. Gracias UNIR por permitirme ser parte de este proyecto.

¡Feliz día a todos los docentes que siembran en las personas la semilla de la dignidad!

 

 gustavo partidaGustavo Sebastián Partida.

Estudiante perpetuo. Profesor voluntario del Campus Solidario de UNIR.

8 Comentarios en “Homenaje a los Docentes
  1. MONICA MARIA BARAJAS FONTECHA dice:

    Excelente aportación a la celebración del día del Docente. Educar para la vida y no solo educar para el saber, labor noble que Dios ha puestos a muchos pero que no todos saben transmitir.

    • Gustavo Partida dice:

      Querida Mónica. Así es, educar para la vida inculcando valores humanos: éticos, morales, sociales, etc., etc.

      Un fuerte abrazo.

  2. Francisco Orozco dice:

    Muy bueno este artículo. Un apunte: la vocación. Es el elemento más importante de la docencia, e incluso ESENCIAL.

    • Gustavo Partida dice:

      Francisco, gracias por leerlo y me alegro mucho que te haya gustado. Efectivamente, la vocación es imprescindible para que los docentes puedan seguir adelante y no bajar los brazos ante las vicisitudes adversas que sufre la profesión a raíz de, sobre todo, las circunstancias coyunturales que todos conocemos.

      Un fuerte abrazo.

  3. Cinthia Valle dice:

    Muy buen post. Gracias por acordarte de los que se dedican y de los que nos queremos dedicar a la docencia. La vocación por supuesto es clave para que se realice de forma adecuada la transmisión del conocimiento, valores y principios.

  4. Gustavo Partida dice:

    Querida Cinthia, gracias por tus palabras. Si tienes vocación por la docencia, igual q

  5. Gustavo Partida dice:

    Querida Cinthia, gracias por tus palabras. Si tienes vocación por la docencia, igual que la tengo yo, puedes adjudicarte cada una de las palabras que dedico a los docentes en este post. Como ha dicho el amigo Francisco, la vocación es un elemento esencial en la docencia. Si tienes eso, tienes todo. El resto es cuestión de tiempo y esfuerzo.

    Un fuerte saludo y gracias nuevamente por escribir.

  6. Luis Alberto Amador Oliva dice:

    Enhorabuena por el post, Gustavo.

    Me quedo con tus palabras, que espero mucha más gente las tenga presentes en su día a día, para dar el merecido lugar a quienes trabajan tanto dando lo mejor de sí mismos y no siempre están suficientemente valorados: “los docentes tienen la función decisiva de construir el porvenir”.

    Un fuerte abrazo,
    Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible