Nelson Mandela, una esperanza en nuestros corazones

Mientras la pobreza, la injusticia y la evidente desigualdad persistan en nuestro mundo, nadie podrá realmente descansar (Nelson Mandela)

 

 

– ¡Papá, hoy en el colegio hemos hablado de un señor de África que hizo muchas cosas por mejorar el mundo!

– ¡Qué bien hijo! Hoy es 18 de julio, así que debéis haber hablado de Nelson Mandela, ¿no?

– ¡Así es, Papá! ¿Cómo lo sabes?

– Los de mi generación hemos vivido con el símbolo que ha sido este hombre para todas las personas.

– ¿Tanto hizo este señor?

– Luchó una vida entera, hijo. 67 años dedicados (http://www.un.org/es/events/mandeladay/) a hacer de este mundo un trocito de cielo. Fue defensor de los derechos humanos y por ello estuvo preso. Trabajó toda la vida por los derechos inalienables del hombre y llegó a ser elegido presidente de Sudáfrica.

– ¡Guau, Papá! No sabía todo eso. El problema es que ese señor hizo muchas cosas pero muy lejos de nosotros. ¿Aquí no llego nada?

-¡Al contrario, hijo! Ese señor nos dio a muchos de nosotros lo más valioso: las ganas de luchar y mejorar. El algo inmaterial e intangible, pero eso hace que traspase fronteras, países y continentes. Es un dardo que va directo al corazón de mucha gente. Revoluciona el espíritu y hace que, algunos, lleguen a cambiar algo para el beneficio de muchos.

– ¡Um! La verdad es que no lo había pensado así, Papá. ¿Qué podría hacer yo?

Lo primero es querer cambiar y querer mejorar algo.  Hay que despertar la conciencia social de que este mundo aún está por construir. Que la injusticia genera injusticia y que el amor a veces siembra paz.

Te voy a leer unas palabras de un discurso de Mandela el 14 de octubre de 1998 en Bothaville 

Cuando decimos que las mejores soluciones para estos problemas solo se pueden hallar cuando trabajamos coordinadamente, lo que requiere un compromiso de todos y cada uno de nosotros. Hoy deberíamos preguntarnos: ¿Qué he hecho para mejorar el entorno en el que vivo? ¿Estoy ensuciando o protegiendo mi entorno? ¿Promuevo el odio racial o la paz y la reconciliación? ¿Compro objetos robados o ayudo a combatir el delito? ¿Pago mis deudas o hago trampa con los impuestos, el pago de los servicios y las licencias? ¿Espero a que todo me lo pongan en la mano o trabajo con los concejales de mi localidad para crear una vida mejor para mí y para mi comunidad?

– Pues llevas razón Papá…¡Qué poco hacemos para mejorar lo que tenemos cerca y lo que tenemos lejos! ¿Cómo podríamos hacerlo?

– Hoy en día, hay que pensar globalmente y actuar localmente. Eso quiere decir que tenemos que plantearnos a nosotros mismos crecer como personas y ayudar siempre que sea posible a un tercero. Además, el futuro no se debe esperar, se debe construir y para ello debemos hacerlo con nuestras manos y con nuestras mentes, hijo.

Para todo ello, Nelson Mandela es y será siempre un símbolo. Una luz en el camino, una estrella en el cielo, una esperanza en nuestros corazones.

joaquín gonzález

 

Joaquín M. González Cabrera. Licenciado y Doctor en Psicología. Máster en Psicología de la Intervención Social. Máster en Medicina Preventiva y Salud Pública. Investigador y Profesor de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR).

12 Comentarios en “Nelson Mandela, una esperanza en nuestros corazones
  1. Rocío Arana dice:

    Maravilloso post. No lo había visto de esa forma.

  2. Joaquín dice:

    Gracias, Rocío, por tus palabras :) Eres muy amable.
    Joaquín,

  3. Alina dice:

    Excelente recuerdo para un hombre que marcó con su ejemplo nuestras vidas.Para los que hemos tenido nuestro corazón cerca de África tiene un significado especial. Gracias por este maravilloso trabajo.

  4. Ana Isabel dice:

    Gracias Joaquín, excelente homenaje y me ha encantado el último comentario ¡Gracias por tu ejemplo Mandela!. Me pasa como a Rocío, nunca lo había visto desde esta perspectiva!!. De nuevo gracias!!!

  5. Rosa P dice:

    Gracias por traer hoy el ejemplo de vida de N. Mandela. La reflexión, y el modo como la enfocas, nos llena de optimismo, y nos lleva a plantearnos que también en nuestras manos está hacer algo por este mundo y por sus gentes!

  6. MFP dice:

    Estupenda reflexión, preciosas palabras. Me encanta cómo escribes y cómo eres capaz de transmitir el verdadero significado de las cosas. Leo todos tus posts y, sin duda, son de los mejores. Un saludo.

  7. Rosana Ferre Serrano dice:

    Me encanta lo que has escrito.
    Esto nos debería hacer reflexionar sobre las pequeñas cosas que podemos hacer para poder construir un mundo mejor. Pequeñas cosas que con la ayuda de todos se pueden convertir en grandes cosas.
    El Campus Solidario, forma parte de esto que todos nosotros podemos hacer por ayudar a los demás. Estamos empezando, pero quién sabe de lo que seremos capaces de hacer en un futuro.

  8. José Fernando Calderero dice:

    Muchas gracias, Joaquín.
    Me ha encantado el post. ¡Qué bueno el extracto del discurso de Mandela el 14 de octubre de 1998 en Bothaville.
    Qué bien viene hacernos pensar a todos que tenemos que mejorar esa parcela de planeta que nos corresponde empezando por uno mismo ocupándonos del prójimo más próximo; sin descuidar la dimensión “planetaria” por supuesto pero haciendo un planeta mejor con hechos y no solo con palabras.
    Sigue escribiendo, por favor.

  9. Marien H.S. dice:

    Hermosa forma de explicarle a un niño el significado de unos valores tan necesarios para crecer como personas íntegras, a través del hermoso ejemplo de vida de un ángel como Nelson Mandela, en dónde el mensaje principal es que todos somos hermanos y debemos preocuparnos unos de otros por el Amor por el que fuimos creados.

    Muchas gracias D. Joaquín. Un saludo.

  10. Elena dice:

    ¡Qué cierto es todo lo que he leído!

    Ojalá siempre tuvieramos presentes estas palabras.

  11. Joaquín dice:

    Muchas gracias a todos/as por vuestros amables comentarios.
    El mérito de estas líneas lo tiene la vida de Mandela.

    Tened un buen día y una buena semana.

    Un saludo,
    Joaquín.

  12. Ana María Aguirre dice:

    ¡ Mis felicitaciones, Joaquín ! El otro día cuando salió en TV., que se estaba recuperando, pensé que todavía podíamos tener la posibilidad de seguir avanzando con él en presencia. No obstante, siempre estará en nuestros Proyectos y en nuestro corazón, para valorar la verdadera entrega a los demás, la lucha por los demás, la lucha por cada hombre-niño-joven- que esté cerca de nosotros.

    Un saludo cordial,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible