Pequeñas acciones, grandes trabajos

Pedro- ¡Buenas Juan! ¿Qué haces aquí esperando, muchacho, son las 06.00 a.m?

Juan- ¡Hey! Espero a mi padre. Vamos a repartir.

Pedro- ¿Y qué hacéis?

Juan- Ayudar, básicamente ayudar. Llevamos alimentos a personas que están pasándolo muy mal en estos momentos.

Pedro- Explícate un poco más. No sabía que hacíais eso.

Juan- Recogemos con la gente de la ONG comida en distintos supermercados, puntos del barrio, hacemos campañas y luego la distribuimos con nuestros coches a la gente que más lo necesita. Es una red del barrio.

Pedro- ¡Um! Me parece genial que hagáis algo así, la verdad. No sabía nada y creo que apenas nadie sabe que haces esto, Juan.

Juan- Estas cosas se viven y la mejor palabra es la acción. Saben que estamos aquí quién quiere ayudar y quien lo necesita, por desgracia. Aquí se hacen las cosas sin buscar mérito ni rédito. ¿Sabes qué me motiva más?

Pedro- No sabría decirte.

Juan- Lo más impactante es ver cómo la gente espera ilusionada que pases una vez a la semana por su casa. Ver cómo esperan el coche y cómo salen a recibirte. Es un verso la cara de esos niños cuando reciben una comida “especial” como lo yogures. Ahí ves lo importante del gesto cotidiano. A mí me ha ayudado a darme cuenta de lo privilegiado que somos y la poca conciencia que tenemos de ello.

Pedro- No sé qué decirte, Juan. Es demasiado temprano y me tienes compungido. Nunca lo había visto así.

Pequeñas acciones, grandes trabajos

Pequeñas acciones, grandes trabajos

Juan- No lo digo por nada, lo digo porque has preguntado. En esta sociedad siempre ha habido héroes, pequeños héroes que a través de pequeños gestos han ayudado a los demás. Sus pequeñas acciones, son grandes trabajos. Cuando el estado cada vez es menos capaz de dar respuesta, es cuando las personas debemos ayudar a las personas. Cuando digo héroes  no pienso en mí, ni mucho menos. Mi padre lleva años haciendo esto y antes que él otros muchos. Si vinieras conmigo verías otros muchos más. Aquí y allá son una legión y son anónimos, y gracias a ellos mucha gente sonríe durante un rato. Todos entienden la importancia de luchar contra el hambre.

Pedro- Tenía partido a las 08.00 pero si me esperas me voy con vosotros.

Juan- Claro, amigo. No tardes que con la charla nos vamos a pelar de frío.

Pedro- Voy. Dame cinco minutos

Un comentario en “Pequeñas acciones, grandes trabajos
  1. Ay, mi compi Armando! Anoche ya te fiché, jejeje, y estuve un rato paseándome por tu blog, que con lo desastre que soy yo en moda y nuevas tendencias me va a venir de lujo! Seguro que este curso saca lo mejor de nosotros… Nos seguiremos mutuamente para disfrutar de los nuevos logros que están por venir 😉 ¡Un abrazo!

Responder a macys dresses Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible