Ser los nuevos quijotes y luchar contra esos gigantes

Empezar agradeciendo la labor desinteresada de ese grupo de personas que permiten que las cosas sucedan.

Soy estudiante del Grado de Ciencias Políticas y Gestión Pública, en la  Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). A ella tengo que agradecer, que aún, a “madura edad” y “a mi ritmo”, me encuentre estudiando esta carrera que está colmando mi necesidad de adquirir conocimientos hasta límites insospechados y que ni yo mismo pudiera imaginar hace solamente unos años. Pero ese árbol ya está plantado y creciendo…

Voy a aprovechar y hablar en este foro, no solo del voluntariado, de esos quijotes actuales, sino, además de algunas observaciones sobre  UNIR y su sistema.

 quijote_molinos

Hace algunos meses, descubrí el  Campus Solidario de UNIR, a través del cual estudiantes voluntarios y mediante el uso de las nuevas tecnologías enlazaban o conectaban si se quiere con diferentes grupos humanos y de muy variada índole. Los receptores, desde profesores en Sudamérica, hasta grupos con algún tipo de necesidad o en riesgo de exclusión en nuestro país. Grupos que por su condición y circunstancias, tienen mayores dificultades que nosotros a la hora de acceder a las formas variadas de formación.

Esto me dio que pensar….

Con la carga de trabajo diaria, con la familia, es difícil dedicar tiempo, desplazamientos y coste a puntos donde se pueda realizar una verdadera tarea de voluntariado. (Esto suena un poco a escusa…).

Por otra parte y sin dejar de apreciar las virtudes y ventajas de una “Universidad en casa”, sobre todo en carreras no “técnicas” observaba que la Universidad, únicamente a través de internet, presenta algunas lagunas. Por ejemplo, la participación del alumno en las clases es escasa, reduciéndose a escribir algunas cosas en el cuadro de chat y apenas (creo recordar que solo una vez) el uso de micrófono para aportar a las clases la confrontación de ideas… La estructura de los grados, está prácticamente cerrada y en alguna ocasión lo he comentado con las tutoras. “Sería interesante fomentar la participación de los alumnos a través de la videoconferencia”, por dos motivos. El primero ya lo he dicho antes, para fomentar la confrontación de ideas, la fluidez en la comunicación, para trasmitir algo de sentimiento si se quiere o más cantidad de calor humano. El segundo motivo es fomentar el hábito en los alumnos de comunicarse en público. Quizá muchos ya lo tengan adquirido, pero otros jamás habíamos tenido la oportunidad de expresar algo ante una gran cantidad de gente, en fin, romper esa barrera comunicativa.

Por tanto pues, si la Universidad está suponiendo para mí una fuente de la que solo manan cosas buenas como adquirir conocimiento y un mejor desarrollo como individuo, el voluntariado ha venido a cubrir en parte, una doble necesidad.

La satisfacción que produce entregarse a los demás, entregar tu conocimiento, tu tiempo… realizar una tarea particular e individual con la clara convicción de que el mundo podría ser mucho mejor si las personas pensáramos más en los demás, si nos desprendiéramos de algunas cosas materiales para dotar de mayor valor las relaciones humanas. Si nos parásemos a pensar en que ese bien que intentamos ofrecer, multiplicado por millones, se convierte en el bien de todos. “Sé” algo, pero si no lo comparto ¿de qué me sirve?

Por la otra parte, el aspecto “egoísta” (si se me permite la expresión), de intentar aprovechar la experiencia como un bien personal, como algo que nos enriquece personalmente, como persona, como comunicador, como ejercicio o experiencia curricular, pero también como “transmisor de ideas” con la esperanza de ser influyente en el mundo que observas y que pueda ser mejor gracias a ti.

Llegados a la Universidad, y al  Campus Solidario, solo restaba escoger el material en que me encontrase cómodo. El voluntariado en que participé fue unos cursos online sobre Sistema Político Español y participación ciudadana, durante los días 7 y 14 de Junio y los beneficiarios, jóvenes en situación desfavorecidas, pertenecientes a la Asociación receptora YMCA España.

Una vez inscrito y aceptado en el voluntariado, comenzó la organización y preparación de la materia. Destacar la simpatía, amabilidad e incluso la amistad que al final ha surgido entre los colaboradores. Salvo algún malentendido fruto de fallo en la comunicación (emails, etc.) así como la carencia de voluntarios que al final se vio suplida por las ganas que le pusimos. Reitero mi felicitación a Nieves García, a Esther, Idoia,…

A la hora de preparar las clases me asaltaban varias dudas. Desconocía realmente la edad de los receptores, pues me dijeron que podían oscilar entre catorce y veintitantos años y tampoco la cantidad de alumnos estaba clara, resultando al final que en la primera clase habían tres jóvenes y en la segunda ocho. También me preguntaba sobre la receptividad que pudiesen tener, conocimientos previos, predisposición, y sobre todo, mi capacidad de trasmitirles las ideas, y la cantidad de materia. Temía tanto quedarme corto como pasarme con la materia. Así mismo, pretendía amenizar las clases no tanto con mucha teoría sino centrándolas en aspectos que les pudieran resultar más interesantes y amenos. He descubierto que esto es incompatible. La cantidad de materia, en exceso, resta participación, distensión en la clase, fluidez.

Al final, elaboré 6 presentaciones con mayor y menor profundidad teórica y la intención de utilizarlas según fueran desarrollándose las clases. ¿Qué pasaría si me quedaba sin material para seguir? ¿Y si me bloqueaba? Las dudas me generaban algo de ansiedad. ¡Encima era la primera vez!

Con esa incertidumbre preparé durante bastantes horas y varios días las diapositivas según el formato estandarizado de  UNIR.

Grosso modo el temario que decidí compartir con ellos se desarrolló en dos clases.

1ª clase. Conceptos políticos básicos. (Estado, poder…….) y Sistema político español, propiamente dicho. (CE 1978, valores, estructura, Estado Social, Democrático, de derecho, autonómico….)

2ª clase. Participación ciudadana. (Formas de participación, actores políticos, instituciones, sistema electoral, partidos políticos, fórmulas de participación, grupos de presión, legislación, proceso electoral y explicación de la Ley D’Hondt mediante un caso práctico)

Al respecto de los alumnos, no puedo decir más que se comportaron como verdader@s damas y caballeros, aguantando estoicamente las explicaciones y participando en la medida que el tiempo, y las limitaciones técnicas (los ecos, el lag o los cortes en el sonido) lo permitían. Es de resaltar la capacidad de atención, concentración y “saber estar” del grupo. Consiguieron que me encontrase verdaderamente cómodo en mi primera experiencia. Y entiendo que esto no es fácil por lo engorrosa y ardua que pudiese resultar la materia. Nada menos que “política”. Espero, sinceramente que hayan retenido algunos de los conceptos tan teóricos que intenté trasmitirles, y a su vez tan relevantes para la época actual en la que nos movemos.

Espero poder volver a participar en cuanto me sea posible, repetir la experiencia tan fantástica y aprovecho para animar a mis compañeros a estos que en el tercer párrafo de arriba yo definía como quijotes. Les llamo quijotes (y a mí mismo) porque es el adjetivo que mejor define a los actuales voluntarios. Tenemos que ser los nuevos quijotes y luchar contra esos gigantes que son las carencias y miserias humanas, económicas e intelectuales. El tiempo, las penurias, la soledad, la invalidez….

El Quijote es un soplo de aire fresco. Aporta a esta sociedad lo que la misma con anterioridad ha sustraído a algunos individuos. Con más o menos razón o voluntariedad el individuo que necesita ayuda lo va a agradecer con creces. Su pago es infinitamente superior a cualquier otro tipo de emolumento. Y el aire fresco es reciproco. Porque el voluntario aporta, pero por su especial sensibilidad, también lo recibe. Aporta pero en igual medida lo genera. El petróleo puede mover un motor, o la electricidad, pero el oxígeno que genera el voluntariado mueve el engranaje del espíritu.

 

Un comentario en “Ser los nuevos quijotes y luchar contra esos gigantes
  1. Ana Luisa González dice:

    Qué hermoso! Yo he participado de voluntaria más en preparar material… sus palabras me han animado a dar un paso más allá. Gracias por compartirlo!

Responder a Ana Luisa González Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible