Verano solidario

El verano es el tiempo de descanso ansiado por todos. Sin duda, es la ocasión para disfrutar con la familia y con los seres queridos. Es un período para conocer culturas y lugares nuevos, incluso es un momento para cultivar todas las aficiones que la vorágine del día a día impide llevar a cabo, echando por tierra los buenos deseos y las ilusiones personales. No obstante, hay personas valientes que optan por la posibilidad de cambiar sus planes personales y convertir esta época en una experiencia única de valor personal. Son los que aprovechan este periodo para cumplir una aspiración personal que consiste en dedicar su tiempo libre del verano a la solidaridad. Para ello programan un viaje a otro país necesitado para aportar el granito de arena solidario que pueda contribuir a alegrar un poco la vida de quienes conviven en situaciones paupérrimas. Es un proyecto audaz que requiere la firme convicción de que es la mejor inversión que se puede efectuar. Desde luego que no se busca la rentabilidad económica, ni la única satisfacción personal de un deseo cumplido es mucho más porque lo que se gana con esta acción es de un valor incalculable.

No es políticamente correcto ponerse de ejemplo, Dios me libre de ello, pero con el afán de ayudar, si se me permite contar una experiencia personal, reseñaré que he tenido la suerte de repetir durante seis veranos un viaje solidario. Se trataba de una escuela de verano en México en un municipio llamado Acuautla en una zona, el valle del Chalco que sufrió un infeliz terremoto hace ya más de treinta años. El proyecto estaba liderado por la  ONG Cooperación Internacional.

 voluntariado_internacional_verano

Si alguno desea realizar su sueño e involucrarse en una aventura diferente viviendo la experiencia de un verano solidario debe ponerse en contacto con alguna ONG. No todas cuentan con la posibilidad de realizar una actividad de este tipo, pero sí son muchas las que requieren de la experiencia profesional de algunos voluntarios para continuar alguno de los proyectos que llevan a cabo en el extranjero. En este sentido, es importante elegir bien la ONG, averiguando si se dedica a la Cooperación y al desarrollo, aspecto que es relevante porque entonces la labor desempeñada por el voluntario solidario será más útil. También es conveniente elegir bien el país al que se quiere viajar y, por supuesto, el proyecto en el que se pretende colaborar. La reunión previa con los responsables de la ONG es fundamental para establecer correctamente los objetivos del viaje. No se trata de realizar turismo, sino de que la ayuda en el país de destino sea realmente eficaz y fruto de ella recibamos una recompensa personal satisfactoria.

En  Campus Solidario te recomiendan dos oportunidades de voluntariado internacional de verano, puedes consultarlas  aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

sin ellos y muchos más, no sería posible